La convivencia pacífica es un elemento clave para el desarrollo social integral. Si resolvemos los orígenes de la violencia la ciudad, podremos contar con ambientes más sanos, reducir los índices de criminalidad y mejorar la confianza de la ciudadanía en las instituciones

1

Implementar el modelo de Ventanas Rotas para atacar los focos de inseguridad en los barrios: Mejorar situaciones que generan percepción de inseguridad y miedo en los ciudadanos es vital para el mantenimiento de la convivencia pacífica.

2

Aplicación del Internet de las cosas y la inteligencia artificial para identificar y controlar la criminalidad en tiempo real: cámaras de vigilancia, software gratuito y disponible en todas las plataformas para denuncias y respuestas de la fuerza pública en tiempo real, botones de pánico en parques y plazas, alarmas comunitarias en zonas comerciales y residenciales).

3

Involucrar a la ciudadanía: Crear comités ciudadanos de prevención de riñas, consumo de sustancias estupefacientes, daños a propiedad privada, invasión de terrenos; para dar más poder a los líderes cívicos y a la comunidad en general, a la hora de proteger sus territorios.

4

Fortalecer con tecnología y transferencias de conocimientos desde otras ciudades a los organismos de respuesta en casos de emergencia, como la Defensa Civil y el Cuerpo de Bomberos.

El enfoque de #UnaEstrategiaDeTodos en materia de seguridad está orientado hacia la eliminación de los factores que se han identificado como causantes de la criminalidad en las comunas, tales como el descontento social, la desigualdad, pobreza e informalidad; de la mano de acciones puntuales para mantener el orden público en todos los barrios de Cúcuta.

Mejorar las relaciones entre las comunidades y la fuerza pública mediante programas que incentiven el servicio de la policía en los problemas cotidianos de las comunidades.

Generar confianza bidireccional es clave para retomar la vocación de servicio de la Policía y el respeto de las comunidades por la misma.