El desarrollo integral de Cúcuta, a nivel de competitividad y a nivel social, sólo es posible si logramos el desarrollo de una forma homogénea de las áreas urbanas con las zonas rurales, entendiendo que cada una de ellas tiene necesidades diferentes, las cuales deben ser suplidas a cabalidad por la Administración Pública.

1

Conformación de los TRI (Territorios Rurales Inteligentes: Utilizaremos Internet de las cosas (IoT) y Big Data en el medio rural para ampliar las oportunidades de los campesinos, productores y emprendedores de todos los sectores del campo para conectarse de mejor manera con sus clientes y potencializar su oferta.

2

Proyectos de conectividad y comunicación, a partir de alianzas público privadas, que permitan aumentar la conexión fija y móvil en las fincas y parcelas de los diez corregimientos.

3

Descontaminación y protección de humedales con planes de intervención en fincas y parcelas, de mano de la ciudadanía.

4

Construcción de interceptores de aguas residuales para transportarlas y tratarlas antes de ser devueltas a las fuentes hídricas a donde son vertidas normalmente en cada una de las veredas.

5

Proyecto Cosechas Legales: Lucha contra los cultivos ilícitos mediante el impulso de los mecanismos de sustitución voluntaria y generación de negocios, con apoyo del Municipio, para que los cultivos lícitos sí sean una fuente de productividad para los campesinos y así eliminar los incentivos que actualmente tienen para sembrar cultivos ilícitos.

6

Cocinas sin humo para todas las familias que dependen del carbón y la leña para cocinar sus alimentos

7

Alternativas de energía rural: Consolidación de plantas solares en las veredas para los cientos de familias que requieren iluminación de su cotidianidad, refrigerar sus alimentos e ingresar a las TIC.

8

Plan de vías rurales: Es vital reforzar las placa huellas y carreteras que comunican las veredas, y las zonas rurales con el área urbana, para ofrecer mayor competitividad a los alimentos que se producen en dichas áreas y dar mejores vías de acceso para el traslado de la comunidad en general.

9

Unidades sanitarias para todas las veredas. Dignificar la vida en el campo también significa modernizar las condiciones de acceso a los servicios de aseo e higiene en cada una de las viviendas.

10

Mayor seguridad y acompañamiento institucional y jurídico para solucionar las problemáticas de criminalidad específicas de cada corregimiento, y generar mayores lazos de confianza entre las comunidades y las autoridades que custodian el orden público.

11

Jornadas de servicios institucionales quincenales para evitar el traslado de personas hasta el centro de la ciudad: Se solucionarán quejas y reclamos por temas tributarios, de salud, de educación, seguridad, etc.

12

Priorización de los solicitantes del área rural para créditos del banco agrario, verificando la residencia en un corregimiento de Cúcuta.

13

Apoyo a las empresas del primer sector para tecnificar sus negocios y contar con mejores máquinas, insumos y semillas de mejor calidad, para que tengan más oportunidades de competir contra otros oferentes en el departamento y el país.

14

Las prácticas de carreras profesionales, técnicas y tecnológicas, relacionadas con agronomía, zootecnia y veterinaria, deberán hacerse en los corregimientos, directamente en la zona rural.

15

Estructuras de recolección de aguas lluvias para utilizarlas en cultivos e hidratación de animales, con prácticas seguras y de higienización.

16

Capacitación en compostajes, con el fin de reducir la cantidad de residuos sólidos generada en el campo.

#UnaEstrategiaDeTodos es un proyecto consciente, el cual conoce la importancia de los territorios rurales para las áreas urbanas, no sólo porque garantiza la seguridad alimentaria de los cientos de miles de habitantes de las comunas urbanas, también porque en los diez corregimientos de la zona rural de Cúcuta se han establecido diversos tipos de producción agrícola y pecuaria que fortalecen la economía de la región. Por eso debemos apostar más por lo rural.

Construcción y rehabilitación de UBA e IPS de las zonas rurales: Los habitantes del área rural deben contar con una atención en salud de primera categoría para evitar su traslado hacia instituciones urbanas, dignificando sus condiciones de vida y a su vez, evitando el congestionamiento de las IPS de las comunas de Cúcuta, que ya se encuentran en un estado de alarma.